Los Sistemas de Información Geográfica aplicados al Patrimonio tienen ya en nuestro país un amplio recorrido. Su manejo está extendido en trabajos vinculados con la investigación territorial (geografía, arqueología, ordenación), a proyectos de gestión y protección patrimonial y, gracias al auge de las aplicaciones de mapas en Internet, al campo de la difusión. Uno de los servicios tecnológicos ofrecidos por GeoAlmagre es el vinculado con la aplicación de las Tecnologías de Información Geográfica a la gestión, investigación y difusión del Patrimonio. Dentro de esta línea de trabajo, apostamos por el uso de software libre en nuestros proyectos y trabajos, manejando herramientas tecnológicamente maduras, de gran potencial, fácil aprendizaje y de coste cero para nuestros clientes. Dentro de este paradigma tecnológico, los Sistemas de Información Geográfica juegan un papel predominando, por lo que la aparición de la última versión de 2.8 del paquete QGIS es una para nosotros una grata noticia.

La 2.8 es una versión que se denomina​ LTR (long-term-release), con el propósito de proporcionar una plataforma estable y con menor frecuencia de actualización. Esta última versión, que ha sido bautizado con el nombre de Wien (Viena), incorporara cantidad de mejoras, lo que convierte a QGIS en uno de los paquetes geomático abierto más completos. Para saber los cambios y mejoras de esta última versión podéis consultar la página oficial de QGIS o esta completa entrada de Diego Alonso en MappingGIS titulada “Novedades de QGIS 2.8 Wien”.

La instalación de QGIS 2.8 pasa por su descarga desde la página del proyecto. Una vez en la web descargaremos el instalador de QGIS según nuestro sistema operativo (Windows, MacOS X, Linux y Android) y arquitectura (32 o 64 bits).

Para equipos con Windows  tenemos la opción de descargarnos en instalador básico llamado QGIS Standalone o el instalador OSGeo4W. Para usuarios nuevos es recomendable usar el instalador básico.  Para Linux, deberemos instalar los paquetes correspondientes según la distribución. Probablemente necesitaremos instalar qgis y qgis python (para habilitar los complementos). Paquetes como qgis-grass (o qgis-plugin-grass) pueden ser omitidos inicialmente aunque recomendamos su instalación ya que los algoritmos de Grass son de gran utilidad en estudios de arqueología territorial.  Si trabajamos con Mac disponemos de los paquetes para los OS X Mavericks (10.9), Mountain Lion (10.8) y Lion (10.7).

Una vez descargado, sólo deberemos seguir los pasos del asistente de instalación y en pocos minutos tendremos a nuestra disposición un potente SIG, totalmente preparado para que empecemos a trabajar. En el caso que ya trabajemos con QGIS, la nueva instalación respetará las configuraciones personalizadas, ej. atajos de teclado, las conexiones a bases de datos geográficas y servicios OGC y las extensiones/plugins que tengamos instalados.