Uno de los temas que tratamos en el  curso “Redes sociales y Patrimonio Histórico” es el uso de los grupos dentro de los Social Media. A la hora de unirnos a una red social existen diferentes formas de hacerlo. Por regla general, solemos estar presentes de forma personal o individual  mediante un perfil. Si bien queremos representar a un producto, servicio, organización es recomendable crear una página.

Junto a los perfiles y las páginas, las principales redes sociales (Facebook, Linkedin y Google+) ofrecen la posibilidad de crear o participar en grupos (comunidades en el caso de Google+) que reúnen personas en torno a un tema de interés o actividad común.

A través de un  grupo se puede:

- Potenciar el establecimiento de relaciones entre todos sus miembros basadas en la afinidad y los conocimientos de los mismos.

- Crear puntos de encuentro en torno a un tema y generar debate dentro de la red.

- Promocionar actividades específicas y tratarlas de forma personalizada.

- Realizar seguimiento de proyectos concretos.

Cada una de las redes sociales comentadas tiene sus particularidades a la hora de crear, administrar o participar en los grupos, pero existen algunas características comunes:

- Privacidad. Los grupos o comunidades pueden ser de carácter abierto o privado (o incluso “secreto”).  La diferencia principal es que requieren o no la aceptación por parte de los administradores o propietarios.

- Administración. Según la plataforma social, los permisos de administración de los grupos pueden ir desde propietario, administrador a moderador. En Facebook la gestión del grupo puede compartirse con otros miembros del grupo. En el caso de grupos numerosos es interesante poder repartir la moderación de los grupos entre varios moderadores para obtener así un mejor seguimiento de las publicaciones.

- Tipos de Publicaciones. En mayor o menor medida, según la Red Social que usemos, los miembros de los grupos pueden compartir publicaciones, fotos, documentos y videos. Los grupos de Facebook pueden incluso estar vinculados a cuentas de Dropbox.  Linkedin y Facebook también permiten crear encuestas. Las comunidades de Google+ requieren la elección de una temática entre las definidas por el propietario de la comunidad. En el caso de Linkedin se pueden generar subgrupos.

- Buscadores de grupos/comunidades. Linkedin, Facebook y Google+ dan la posibilidad de localizar mediante filtros grupos de nuestro interés a los que poder sumarnos.

- Notificaciones. En los grupos, los miembros reciben notificaciones de forma predeterminada cuando algún miembro publica una entrada en el grupo. Linkedin permite configurar la forma de recibir estas notificaciones vía correo electrónico (por debate o extracto de la actividad)

- Invitaciones. Facebook y Google+ permite invitar a amigos a los grupos. En Linkedin sólo el administrador puede realizar estas invitaciones. Google+ da la posibilidad de “Invitar” a amigos a la conversación y Facebook permite agregar directamente a amigos a los grupos.

Algunos grupos/comunidades de interés en redes sociales relacionados con el campo del Patrimonio Histórico:

Facebook.

Arte Antiguo.

Arqueo-Redes.

Accesibilidad al Patrimonio Cultural (Cursos Almagre).

Redes sociales y patrimonio histórico (Cursos Almagre).

Google+.

Il nostro immenso patrimonio artistico culturale, Community Artistica Culturale.

Arqueología.

 Linkedin.

Arqueología y SIG.

Patrimonio Industrial.

El desafío de los Museos ante las Nuevas Tecnologías.

 

 Para saber más:

- Conceptos básicos sobre los grupos de Facebook.
- Sobre las comunidades de Google +.
- Introducción a Comunidades de Google+.
- Ayuda sobre Grupos en Linkedin.
- Así son los nuevos Grupos de LinkedIn.